civiNova.com

La ciudad de la cultura

ISSN 1989 - 5658
 Suscríbete: Rss 2.0  Rss  Atom
Dionisio-Ridruejo-wpcf_216x308El tiempo y la transformación del miedo son, los inseparables compañeros de viaje, de esta visión esclarecedora y lúcida de la reciente Historia de España, que se nos muestra oculta bajo la biografía de los héroes o visionarios anónimos que, olvidados por la memoria colectiva, deambulan perdidos a lo largo de esa oscuridad de la noche que es el olvido. ¡Qué difícil es desprenderse de los traumas de los muertos que yacen bajo un charco de sangre que se funde con la nieve!, sobre todo, si el fallecido permanece con los ojos abiertos y, quien lo ve es el Comandante Arenas que, transmutado por arte de la dramaturgia de Ignacio Amestoy en Dionisio Ridruejo, no sale indemne de esas muertes, ni tampoco del frío y la tragedia que supone morir lejos de casa y de una madre. El militar sucumbe ante uno de los sentimientos más universales del hombre: el amor. Los viejos ideales, en este caso, no caen derrotados, sino que se diluyen para convertirse en otros, quizá más lúcidos, en los que las grandes palabras de la Revolución Francesa renacen en la mente del nuevo hombre con la misma fuerza que antes fue poblada por los mayúsculos dogmas de los totalitarismos. Dionisio Ridruejo, Una pasión española es una intensa obra teatral de un teatro que se divide a la vez en dramático y documental, a lo que hay que añadir, una gran carga política e ideológica que nos sitúa sin ambages en el territorio del lirismo más negro de la humanidad que, siempre en pos de los demás, nos somete al yugo opresor de las tiranías. Ignacio Amestoy se presta, sin ningún pretexto, a esta pública denuncia, y lo hace desde un punto de vista intelectual al que agrega unas grandes dosis dramáticas que convierten a sus personajes en el símbolo perfecto de esa dualidad humana capaz de lo peor y lo mejor. La gran carga de simbolismo y esa majestuosidad iconográfica que se encuentra desplegada sobre un escenario (donde el gimnasio es un perfecto campo de batalla que representa la mayor de las derrotas humanas y su posterior redención), que se nos mete en nuestros sentidos a ritmo de credos, glorias o caras al sol, donde ninguno de ellos es casual, sino que conforman el popurrí sonoro de toda una forma de ver y entender la vida; una vida en la que el gimnasio es la máxima representación del esfuerzo, la disciplina y el orden; orden maldito, a veces.

Leer más…

DSCF2808Ayer era el día, la cita más importante que el nuevo mundo indie patrio tenía apuntada en sus calendarios desde que se anunció el concierto, y en muy poco tiempo se agotaran las entradas. Uno para todos y todos para uno era el lema, al mejor estilo D’Artagnan; un aroma que ya se respiraba en los aledaños de la Sala La Riviera de Madrid en la cola de entrada. Una sensación, que se corroboramos desde el primer tema, el primer estribillo, la primera nota… Sin embargo, y a pesar de ese ambiente eufórico que rodeó al antes y al después del concierto, uno se fue con la sensación que ayer, sí, ayer, Izal dejó pasar el tren y desaprovechó una magnífica oportunidad para disputarle el cetro del indie español a Vetusta Morla. Por mucho que todo aquel que pasaba a mi alrededor y me veía escribir en mi moleskine, estrenada para la ocasión, me dijese eso de: “conciertazo eh, pondrás que está siendo un conciertazo”, quien suscribe se quedó con la sensación que ayer Izal se quedaron solos en el escenario (por muy llena que estuviera la sala) trovando canciones desnudas, porque al alumno más destacado de la clase, que además, se presenta a subir nota para que le pongan matricula cum lauden, se le debe y se le tiene que exigir más. Uno no sabe si el exceso de responsabilidad (que lo había), o esa sensación de tsunami que tiene todo éxito tipo catarata gigantesca al que Izal ha hecho frente en muy poco tiempo, o quizá ese miedo al ver dos mil quinientas personas cantar y gritar tus canciones al unísono, te dejan un poco fuera de juego, como en una nube que te anestesia para dar ese punto de más que ayer hacía falta.

Leer más…

Sobre civiNova

Revista digital, red social, creación y
hosting de webs culturales.
ISSN 1989 - 5658
Contacto: redaccion (arroba) civinova.com

Twitter