civiNova.com

La ciudad de la cultura

ISSN 1989 - 5658
 Suscríbete: Rss 2.0  Rss  Atom

Sección: Pintura

Se acaba el verano y el otoño pide paso casi sin darnos cuenta. Comienza un nuevo curso y parece que todo funciona y avanza, todo menos los políticos que aún no se han puesto de acuerdo y seguimos sin gobierno, avocados, si antes no le ponen remedio, a las terceras elecciones en Navidad. Aunque, en apariencia, parece que todo funciona mejor sin gobierno, no es así: la crisis económica en la que estamos inmersos puede empeorar si no se la pone fin a esta situación. Menos mal que siempre nos quedará el arte para poder hacer frente a esta situación de hastío y aburrimiento del panorama político, un escape para hacer más llevadero el panorama actual. Así pues, mis recomendaciones para desconectar este otoño que comienza están en el eje Málaga-Madrid-Bilbao y son:

CACEn el CAC, Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, se presenta la primera exposición de David Salle en un museo en España tras más de quince años. En la exposición “Inspired by True-Life Events”, comisariada por Fernando Francés, el artista norteamericano presenta 32 pinturas realizadas desde 1992 hasta la actualidad. En sus lienzos utiliza fórmulas tomadas de diversos campos expresivos con temáticas escenográficas de fuerte impacto emocional. Sus grandes formatos, incluyen una variedad de imágenes que mezclan cultura, palabras y objetos con elementos provocativos.

Leer más…

catTodo es pequeño en el Bosco y su obra (su producción, las tablas de sus cuadros, sus personajes reales y sus figuras inventadas…), si exceptuamos la brillantez de su fantasía, pues ésta no conocía límites. Lo real y lo imaginario, lo posible y lo inaccesible se yuxtaponen en sus representaciones pictóricas de una forma nada casual, pues sus composiciones, al igual que una obra teatral, requieren de una estudiada puesta en escena que nos lleva en cada una de sus pinturas a visualizarlas como cuadros narrativos que nos van contando una historia: la del mundo y sus gentes; la de sus gentes y sus vicios y perversiones; la de la vida real y la de los sueños que se contraponen a ésta, como lo hacen a cada paso la virtud y el pecado, la dicha y la desgracia…, en una concatenación de simbolismos y pinceladas que nos advierten de que no hay posibilidad de encontrar un equilibrio en su punto de encuentro. En este sentido, el mensaje con el que el Bosco dota a sus cuadros nos es transmitido de una forma inteligente: a través de la luz y el color de sus creaciones. La luminosidad que proporciona a sus cuadros, en los que elige el pan de oro o los rojos fuertes sin descuidar su gama de azules (sólo por poner un ejemplo), son como destellos que nos advierten del peligro, pero también de la pasión y la pretenciosidad existente en el ser humano. Muchas son las interpretaciones y reinterpretaciones de sus pinturas, pues en ellas subyace la inteligencia de la mentira que nos proporciona su inagotable fantasía y su exuberante imaginación. Con ellas, nos proporciona un magnífico retrato de la época en la que vivió y de las costumbres religiosas y paganas de sus gentes, pues esa es otra de las características de su pintura: la observación y la plasmación de lo tangible a través de lo onírico, acentuándolo con sus grandes dotes como dibujante y el simbolismo presente en todas sus obras, lo que nos hace pensar en esa duda existencial por el más allá que subyace en su pintura. Una duda que tiene a la muerte como gran protagonista; un miedo, el de la muerte, que retrata y persigue la vida de las personas. El Bosco tampoco es ajeno a él, pues tras ese bello lazo de luz y color de muchos de sus cuadros se esconde ese otro mensaje desalentador de lo efímero de la vida y lo inútil que resulta caer en el pozo de los pecados, advirtiéndonos de que el verdadero camino es el de la virtud. Aunque más allá del mensaje religioso que protagonizan una buena parte de sus pinturas, hay que destacar en Jheronimus van Aken, más conocido en España por el Bosco, su perfil de hombre culto y amante de la literatura, pues ésta, se muestra siempre presente en los temas, tanto religiosos como alegóricos que imaginó y pintó.

Leer más…

Comienza la primavera y todavía los políticos no se han puesto de acuerdo para formar gobierno, el tiempo va pasando y a este paso está claro que habrá nuevas elecciones en junio, espero que esta situación no afecte mucho a la cultura de este país, que es lo que en este caso nos interesa. Viendo el aumento de visitantes y de volumen de negocio de ARCO, parece que las buenas expectativas de compras realizadas antes del inicio de la feria se han cumplido. Aunque, como en años anteriores, desde ARCO-Madrid, no se ha aportado ninguna cifra de negocio, y han vuelto a emitir el ya clásico comunicado que recoge impresiones y algunas informaciones relativas a quien ha comprado en la feria. Este año ha habido un incremento de presencia latinoamericana con nada menos que 47 galerías de 10 países, que suponen el 26% del segmento internacional, lo que consolida a ARCO como punto de encuentro e intercambio entre Europa y Latinoamérica. Con esto, así como con la gran cantidad de ofertas culturales que se siguen ofreciendo por todos los rincones de la geografía española, creo que no debemos preocuparnos. Aunque de forma lenta, también en esto vamos mejorando poco a poco.

thyssen1Así que, sin dar más rodeos, comenzaré mis recomendaciones por Madrid. En el museo Thyssen Bornemisza podemos admirad la gran exposición de Andrew Wyeth (1917-2009) y su hijo Jamie (1946). Es la primera retrospectiva que se hace en Europa de estos representantes del realismo americano del siglo XX. Se exponen más de 60 obras procedentes de instituciones públicas y colecciones privadas, algunas de ellas nunca antes expuestas en público. En ella se ofrece al visitante la oportunidad de conocer la obra de estos dos artistas, así como detalles de su vida y de su capacidad creativa. Se podrá ver hasta el 19 de junio de 2016.

Leer más…

¡Cómo pasa el tiempo ¡… cuando aún mantenemos la piel bronceada del sol del verano, ya estamos con la Navidad a la vuelta de la esquina, y con un otoño trepidante de acontecimientos: la guerra de Siria, los refugiados, las últimas elecciones catalanas y sus consecuencias, las próximas nacionales en vísperas de Nochebuena…y un largo etc. que no nos da tregua a nivel informativo. Pero para que desaceleremos un rato y desconectemos de tantos problemas, aquí os doy mis recomendaciones.

grabadoEmpezamos por el norte de España para recomendar, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, el IV Festival Internacional de Grabado y Arte sobre Papel. Donde podremos disfrutar, en sus salas, una muestra relevante de obra gráfica, titulada “La sombra del buril es alargada”. En esta ocasión, la exposición se dedica al primero de los grabadores holandeses, Lucas Huyghzoon, conocido en la historiografía artística como Lucas van Leyden (Leiden, c. 1489/1494-1533). Incluye 69 estampas elaboradas por Van Leyden y por otros relevantes artistas que, durante los siglos XVI y XVII, trabajaron bajo su influencia. De las 69 estampas, 25 son originales de Lucas van Leyden mientras que el resto (44) se corresponde con artistas que copiaron estampas del maestro o crearon obra original, entre otros Nicolaes de Bruyn, Jan Muller, Jan Saenredam, Pierre Firens o Hendrick Goltzius. Se podrá visitar hasta el día 4 de enero.

Leer más…

munch_arquetiposComo otros muchos autores, Edvard Munch, reinterpretó el mundo a través de su pintura, y lo hizo mediante la intensidad del color aparejada a la turbulenta sinuosidad de unas pinceladas tan anchas y desgarradas como su capacidad para llevar al límite las sensaciones más básicas del ser humano. El dolor, la locura, la soledad o el amor se precipitan sobre nuestras pupilas a borbotones, incluso a latigazos, a poco que nos dejemos atrapar por esa íntima y evocadora necesidad de expresión que el pintor noruego atesora a la hora de sentir la vida a través de su pintura. Al inicio de la exposición una frase nos advierte de ese magnitud de la ensoñación: «No pinto lo que veo, sino lo que vi». Ese recuerdo teñido de la voluptuosidad de un temperamento, atormentado por unos momentos y apasionado en otros, nos impone un esfuerzo en lo sensorial a la hora de contemplar los ochenta cuadros presentes en Arquetipos, la exposición que hasta el próximo 17 de enero podemos ver en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Arquetipos está dispuesta, como si por arte de magia asistiéramos a la representación física de las cámaras oscuras del alma, pues visionando una a una las diferentes secciones en las que se divide la muestra —ordenada de una forma anárquica en lo cronológico—, podemos apreciar y reinterpretar la melancolía, la muerte, el pánico o el amor, solo por poner unos ejemplos. Ese paraíso de luces, oscuridades y colores, al que Munch dotó de una simbología muy cercana al psicoanálisis, explota delante de nuestros ojos como un arcoíris lo hace en el cielo después de la lluvia. Al igual que su compatriota Knut Hamsun se sumergió en las cavernas del hombre en sus hirientes y maravillosas novelas, Munch se cuestiona así mismo, para de esa forma, hacerlo a los demás, mediante esa capacidad analítica del dolor y la pasión del ser humano. Su poder en cuanto a la elección de las gamas cromáticas de sus cuadros, así como la disposición de los personajes de los mismos, no han pasado desapercibidos en artistas posteriores —véase las cualidades cromáticas de la soledad en los pinceles de Hopper—, como tampoco la intensidad que atesoran que, en no pocas ocasiones, llega a ser muy dolorosa. Su pintura es un auténtico tratado de las emociones básicas del ser humano; latidos de un expresionismo exuberante respaldado por su capacidad para sintetizar la vida del hombre de su tiempo.

Leer más…

Sobre civiNova

Revista digital, red social, creación y
hosting de webs culturales.
ISSN 1989 - 5658
Contacto: redaccion (arroba) civinova.com

Twitter